Enunciadores y enunciatarios, o por qué es tan complejo entenderse

La comunicación humana Por mucho tiempo se habló de que la persona que genera un mensaje era simplemente un emisor: emitía enunciados conformando un texto a través de codificar lo que quería decir.

Para entenderlo más fácil: si Ana quería hacerle saber a Ruben que estaba arrepentida por lo que le había causado un disgusto, ella tomaba del universo de palabras (que son el código) aquellas que harían que él recibiera lo que quería transmitir. Se decía entonces que Ana era la emisora, que codificaba (con las palabras) su mensaje y que Ruben (escuchándola o leyéndola, según el canal de comunicación que utilizara ella, decodificaba el mensaje, siendo el receptor.

Con ese punto de partida, se planteaba un escenario ideal, deshumanizado, mecánico e infalible, donde además el receptor no influía para nada en la interpretación del mensaje.

Si fuese tan fácil, jamás habría malentendidos. Si Ruben fuese simplemente un “decodificador”, un receptor pasivo que toma tal cual lo que Ana le dice no habría posibilidad de que una comunicación no fuese exitosa. Siempre nos entenderíamos perfectamente.

Pero.. ¿es así? ¿Siempre las personas entienden y toman con la misma intención, sentido, interés lo que la otra le quiso decir? Pensemos: ¿sería lo mismo que Ana dijese cualquiera de estas opciones?

Opción 1:

-Ruben: Dejate de pensar en lo que hice. ¡Vamo’ arriba!

Opción 2:

-Quería decirte que estoy tan dolida como vos…

Opción 3:

-Acá lo que pasa es que vos me ofendiste y yo me defendí.

Opción 4:

-Siento profundamente lo que pasó. Yo me equivoqué. Te pido perdón.

Opción 5:

-¡Está bien, está bien! Si te sentiste ofendido, disculpame…

Las posibilidades son infinitas, pero a ello hay que agregarle, qué es lo que Ruben esperaba escuchar, en caso de que tuviese ganas de hablar…

Entonces, no podemos hablar de “emisor” y “receptor”, sino de enunciador (es decir, alguien que en un determinado momento de su vida, de acuerdo a su estado emocional, anímico, sus intenciones, su dominio del lenguaje, genera una comunicación como quiere y como puede) y un enunciatario (otra persona, que frente al mensaje que está recibiendo, con sus circunstancias personales, lo interpreta a su manera).

Hecha esta precisión inicial, en el documento a continuación encontrarás una explicación detallada de algunos de los aspectos que influyen en enunciador y enunciatario durante una situación comunicativa. Te invito a abrirlo, leerlo, razonar y, si así es el caso, cumplir con los ejercicios que haya marcado para tu grupo.

Aspectos que influyen en enunciador y enunciatario